Buscar
  • Nadia Yépez

Percepción, base del conocimiento

Actualizado: 12 de oct de 2020

¿Por qué los bebés y niños deben tocar, ver, escuchar y moverse para adquirir conocimientos? Reflexionemos…


Cuando el bebé escucha, toca, se mueve, huele, saborea o mira algún estímulo, se produce un potencial nervioso percibido por los diferentes sentidos. Este viaja por el sistema nervioso para llegar al cerebro y ser procesado como información.

Esta información es interpretada y se convierte en conocimiento cuando se otorga cierto valor (color azul, sabor dulce, voz de mamá, osito suave, partes del cuerpo, etc.). Tradicionalmente se conocen cinco sentidos, hoy en día se distinguen más: propioceptivo y vestibular.


Al nacer, todos los órganos del ser humano están completamente desarrollados, a excepción del cerebro.

El cerebro está dotado de neuronas que tienen muy pocas conexiones entre ellas. Es por ello que a partir de los estímulos recibidos durante los primeros años de vida (percepción, lenguaje y emociones) se estimula el cerebro.


Algunos niños no comprenden el mundo que les rodea al igual que lo hacen los demás, esto indica que presenta una alteración que impide percibir e interpretar adecuadamente los estímulos. Estos niños pueden presentar reacciones emotivas exageradas (no soportar cambio en su rutina diaria, tener problemas de conducta y aprendizaje, ser muy inquietos, etc.)


Para ayudar a que nuestros hijos inicien la construcción del conocimiento procesando adecuadamente la información que lo rodea, podemos realizar algunos ejercicios de procesamiento neurosensorial:

- Visual: Mostrarle objetos de diferentes colores, formas, tamaños y moverlos de un lado a otro. Jugar con carteles léxicos y bits de inteligencia. Además, juegos óculo-manual (encajes, plantados).

- Auditiva: Estimularlos con música clásica y sonidos onomatopéyicos. Reconocer las voces de la familia, hablarles claramente y darles indicaciones que deben cumplir.

- Tбctil: Abrazarlos y darles masajes con cremas, tocar semillas, explorar témperas y texturas.

- Vestibular: Realizar actividades motrices acordes a su edad (arrastre, gateo, caminar, montar triciclo, scooter, jugar pelota).

- Propioceptiva: Actividades de equilibrio en paracaídas, pelotas, rodillos, hamacas. La estimulación temprana se basa en experiencias sensoriales que permiten al bebé la construcción de su pensamiento.


Yépez, N. (2013, mayo). Percepción, base del conocimiento. Nidos de Lima. Número 26. 17. Recuperado de https://issuu.com/nidos_de_lima/docs/resvista_26__final

9 vistas0 comentarios